domingo, 20 de junio de 2010

¡¡SALGO EN LA TELE!! ¡¡Alucina Vecina!!

Hola a todos y todas los que visitáis mi humilde blog.

Cuando una publica un blog nunca sabe lo que puede ocurrir. Y, a mi, me ha ocurrido algo alucinante.

En Canal Extremadura hacen un programa que se llama "Conecta-t". Es un programa dedicado a las nuevas tecnologías. En él hay un apartado dedicado a los blogs y quienes los hacen. No sé como vieron mi blog y, por lo visto, les gustó. El caso es que me han hecho una pequeña entrevista en la que se interesan en cómo entré en el mundo de los blogs y cosas así.

Yo alucino por que nunca pensé que mi blog podría interesar a nadie. De hecho lo hice para mi, para desahogarme y tener un lugar donde expresar líbremente mis sentimientos y sensaciones.

El caso es que este sábado, día 19 de junio, han emitido mi reportaje por televisión y, aunque esté feo decirlo yo misma, me siento muy orgullosa de que mi trabajo en mi blog haya tenido esta pequeña trascendencia.

Si queréis ver el programa y mi reportaje pinchar en el título de esta entrada.

Agradecería muchísimo vuestros comentarios, me haría mucha ilusión que lo vierais y me dierais vuestras opiniones.

Estoy muy ilusionada con el reportaje, ¡¡No todos los días sale una en televisión!!

Si lo véis espero que os guste tanto como a mi. Tenéis que ser pacientes, cuando lo vayáis a ver, antes que el mío hay otros reportajes (aunque no son muy largos).

Gracias y espero vuestros comentarios.

Besotes Gordos y Gracias por vuestro seguimiento.

También podéis pinchar en el enlace que hay al final de estas líneas.

lunes, 7 de junio de 2010

http://www.areyoursensesready.com/experiencia.php?idex=43

http://www.areyoursensesready.com/experiencia.php?idex=43


http://www.areyoursensesready.com/mapa_de_los_sentidos.php?id=92

http://www.areyoursensesready.com/mapa_de_los_sentidos.php?id=92


martes, 1 de junio de 2010

UN RECUERDO EN EL ALMA

(Publicado con el permiso de la autora)

Un Recuerdo en el Alma

by ~ColibriNegro

Esa mañana en Pueblo Dorado parecía una mañana normal y corriente. La gente salía de sus casas para comprar en el mercado. Los niños correteaban de un lado a otro tirándose globos de agua o persiguiéndose entre ellos. Los pájaros cantaban alegres y hacían piruetas en el aire. Algún que otro gato saltaba de tejado en tejado en busca de comida. El pueblo entero estaba vivo, pero ajeno a lo que ese día significaba.

Unos callejones más abajo de la Plaza del Mercado, en una callejuela sin salida que había a mano izquierda, se encontraba el refugio. Era un refugio hecho a toda prisa, pero sin duda estable. Unos maderos y placas de chapa hacían las veces de pared. Como puerta, una vieja y raída cortina estampada en flores colgaba de unos tornillos clavados en la chapa. Su aspecto por fuera dejaba mucho que desear, pero por dentro era un rinconcito bastante acogedor. Había cajas de cartón que servían de mesas, botes grandes de pintura ya vacíos, se utilizaban como taburetes. También el techo estaba formado por chapa sujeta por clavos a las paredes del callejón. Dichas paredes estaban decoradas por dibujos, fotos de una pandilla y pósters. Allí era donde se reunían. Y allí era donde estaban reunidos.

Cinco jóvenes, de unos quince o dieciseis años, estaban sentados alrededor de una caja grande de cartón y observaban, con el semblante muy serio y abatido, unos álbumes de fotos.

Hayner, Pence, Christian, Odette y Sophie recordaban.

Hacía un año, tal día como hoy, moría una gran amiga, una amiga como ninguna. Cada uno de ellos lo recordaba como si estuviese pasando en ese mismo momento...

Christian sostenía una foto en la que estaban Kairi y él. En el fondo, se veía el mar. El mar que tanto le gustaba a ella. Christian no se había atrevido a volver a aquel lugar. Le traía tantos recuerdos. En la foto estaban abrazados y sonreían ampliamente.
Esa fue la última foto que se hizo con ella. Luego...

Sophie observaba el rostro de Christian. Se preguntó, como otras tantas veces, si hubiera cambiado algo el que ellos hubiesen llegado a tiempo... y de nuevo, la respuesta que encontró fue no. Se sentía destrozada, Kairi había sido como su hermana. Dirigió la vista hasta la foto que descansaba encima de la caja. Era ella. Kairi. Estaba en la estación, a punto de coger el tren. Sonreía, pero había una huella de tristeza en su rostro, enmarcado por aquel pelo tan rojo.
Esa fue la última foto que le hizo. Luego...

Hayner y Pence también miraban una foto. Estaban Kairi y ellos dos dentro de la fuente de la plaza, empapados de agua. Fue el día más caluroso y más divertido de todos los días del verano. La idea de meterse en la fuente fue de Kairi. Hayner y Pence conocían a Kairi desde la infancia. Habían crecido juntos.
De los ojos marrones de Hayner brotaron un par de lágrimas. No lo podía evitar, la echaba mucho de menos. Pence le pasó un brazo por encima de los hombros y lo consoló lleno él también de tristeza. Y recordaron el día en que se hicieron la foto, ella partió a la estación y no volvió a Pueblo Dorado.
Esa fue la última foto que se hicieron con ella. Luego...

También Odette tenía una foto entre las manos. Una foto en la que estaban todos juntos: El rubio de Hayner, la expresión risueña de Pence, la sonrisa cariñosa de Kairi, los ojos azules de Christian, la mirada misteriosa de Sophie y la piel bronceada de Odette. Estaban en el acantilado. Cerca del faro. A lo lejos, se podía ver un hermoso crepúsculo sobre el mar teñido de rojo. Ella también la echaba de menos, pero no se apenaba, porque ella sabía que Kairi estaba con ellos, en sus corazones. Cada vez que la recordaban, era como si volviera, como si nunca se hubiera ido.
Esa fue la última foto que se hicieron todos juntos. Luego...

Kairi se fue a la ciudad con sus padres. Ella no quería dejar en pueblo, no quería dejar a sus amigos. Pero sabía que no tenía elección.
Aún era verano cuando cayó enferma, gravemente enferma. Sólo había pasado una semana desde el día en el que se fue.

Empeoraba por momentos, nada hacía que mejorara. Y entonces entonces llamaron. Los chicos corrieron a la estación y cogieron el primer tren hacia la ciudad. Pero por mucho que corrieron. no llegaron a tiempo. No pudieron despedirse. Kairi ya se había ido. Se había ido para siempre.
Lloraron, patalearon y gritaron llenos de dolor e impotencia. Pero ya no podían hacer nada.

Pronto dejaron de lamentarse y empezaron una nueva vida sin ella, sólo con su recuerdo. Les costaba. pero lo iban consiguiendo.
Y casi sin darse cuenta, pasóun año. Llegó el mismo día en el que ella de fue.
Y los cinco, juntos y a la vez alzaron sus rostros al cielo y le dedicaron a Kairi un pensamiento lleno de amor y amistad.

CAUTIVIDAD

(Publicado con el permiso de la autora)

Cautividad

by ~ColibriNegro

Cautividad

La puerta estaba cerrada. Ya no recordaba absolutamente nada de lo que había tras pasar el umbral de aquella puerta que empezó a cerrarse hacía ya mucho tiempo.
Desde entonces, lo había olvidado todo, el color del cielo, el olor de las flores, la risa de los niños, las caricias, los nombres de las ciudades, incluso su nombre.
Todo lo que había detrás de la puerta no existía para ella.

Aquella habitación se había convertido en su hogar, el único sitio en el que se sentía a gusto. Pero a veces, sentía el irrefrenable deseo de salir e intentaba abrir la puerta. Cogía con las dos manos el pomo, con suavidad, y tiraba hacia sí o empujaba hacia fuera. Unas veces lograba abrir la puerta y retazos del mundo exterior se colaban y se pegaban en las incorpóreas paredes de su rincón. Coloreaban el techo de azul y le hacían recordar la caricia de la brisa marina. Escuchaba el canto de los pájaros, el susurro de los árboles, la voz de su persona amada… y el corazón se le hinchaba de nostalgia. Pero la puerta terminaba cerrándose otra vez y volvía a olvidarlo todo. Se sumergía de nuevo en su mundo de ensueño y jugaba con las cintas de colores que colgaban del aire cual niño despreocupado.

Pero cuando la puerta no se abría, gritaba enloquecida, maldecía como poseída por algún ente diabólico, destrozaba recuerdos olvidados que había ido cosechando inconscientemente, se desgarraba los ropajes invisibles, sangraba…
Luego caía de rodillas y le lloraba a la puerta, arañándola con desesperación y suplicándole que se abriera, pero el pedazo de roble pulido no cedía un milímetro.
Entonces se tumbaba en el suelo abatida y, respirando con dificultad, recomponía su pequeño mundo con una paciencia infinita.

De vez en cuando, fantasmas desconocidos para ella se paseaban por la habitación y le hacían compañía. Hablaban con ella en un idioma que ya no entendía, pero los observaba con atención y curiosidad. Sabía que no eran malos porque sonreían con un profundo cariño al que no sabía corresponder.

Pero una vez apareció el fantasma de un joven y se quedó quieto en medio de la habitación. Sus miradas se encontraron…

El chico sonreía como los demás fantasmas y le decía cosas incomprensibles que llegaban a sus oídos como caricias, despertando en su memoria un vago recuerdo desgastado. Y cuando el joven fantasmal se acercó y acarició con su lechosa mano su rostro algo dentro de ella despertó y se encontró en el mundo exterior acompañada de aquel joven y otros fantasmas sonrientes.

Sonrió feliz porque sabía quienes eran, porque había vuelto, aunque echaba demasiado de menos su habitación como para quedarse para siempre en el mundo exterior.

Lo último que vio antes de que la puerta se volviera a cerrar fueron las lágrimas de aquel joven al que jamás volvería a ver paseando por su habitación.

28/07/09
Cristina Carrión Rodríguez

"ROSA" (POEMA DE MI HIJA CRISTINA)

Rosa

(Publicado con el permiso de la autora)

by ~ColibriNegro

Cual losa de mármol
caes sobre mí.

Repentinamente.
Tú.
Te has ido.

Tu perfume ahora sólo vive
encerrado en mis sueños.

Tus abrazos,
melancolías que susurran
tristezas a mis sollozos.

Tu voz acaricia
cada entresijo
de mi mente…
mis oídos no volverá a deleitarlos.

Fuerza.
Fe.
Cariño.
Paciencia.

Todo lo fuiste,
todo lo eres.

Guardaré en mi alma cada trozo de la tuya,

Tesoro que el Cielo me arrebató.

Rosa que perdió todos sus pétalos
mas nunca dejó de ser hermosa,

mas nunca dejó de ser ella.

BLOG PERSONAL DE COLIBRINEGRO (MI HIJA)

¿Te Gusta mi Nick?



Intervención del Dr. Ferrán Sobre Fibromiálgia y Síndrome de Fátiga Crónica

http://www.rtve.es/rss/videos/television/TE_SPARATO.xml

Baile Espectacular

¡Qué Fácil es hacer Sonreir! ¿No Crees? 2º Parte

http://www.youtube.com/watch?v=XeCi2S2qA9o

iTunes Store: Mis compras recientes

Dibujos para Colorear

Dibujos para colorear

Icono de Rosazul

MY GuestBook (Mi Libro de Firmas y Fotos)

My Slide Show (Mi Álbum de Fotos)

Mis Videos Preferidos

Más Vídeos

National Geographic POD